LA PRINCESSA ADORMIDA (un conte d’amor)

 



 

CAPITOL 1

La llum del sol començava a filtrarse enmig de la boira que cobria l’arboreda on em trovaba.  El camí era molt intrincat, pràcticament un barranc ombrívol.

El meus ulls anaven d’un lloc a un altre mirant de trovar referències  d’on era.  Vaig desviar la mirada cap a una zona muntanyosa de pinedes i vaig decidir encaminar-me cap a ella.  Una bafarada de vent i una suau brisa, anaven obrint petites escletxes que em deixaven veure els voltants del camí.  Hi havia terres de conreu, vinyes i petits bosquets i vaig divisar un miler de tendes, bivacs i petites fogueres, de les quals s’enlairaven columnes de fum.  Era com una ciutat gegantina plantada a una distancia prudencial de les portes d’un poble.  Em vaig quedar bocabadada en contemplar l’espectacle que s’estenia als meus peus.  Semblava trovar-me al mig d’una época molt anterior a la meva.

Vaig seguir caminant enlluernada pel que veía, em vaig creuar amb diversos animalons que en veurem desapareixien i el cant d’un gall va resonar en aquell precís moment, tot anunciant un nou día gris i pàl·lid.

Les meses pases eren inseguras pero, anaven directas cap al campament.  Tenía mes por que vergonya pero estaba segura del que feia, no hi havia volta enrere, si havia arribat fins aquell lloc hi hauria un motiu i això era el que hauria d’esbrinar.

De cop i volta em vaig veure envoltada per una munió de gent, no semblaven portar bones intencions i la meva reacció va ser començar a córrer en direcció contraria on eren.  La meva correguda va durar poc, ja que per l’altre banda del camí hi havia uns quants esperant-me amb els braços oberts.  Em sentia com un conillet atrapat, ja que fins i tot les meves sabates, eren une cosa cobejada per aquella gent que em mirava amb ulls de deliri.

 

 

CAPITOL 2


Es va formar un gran batibull, els crits creixien sense parar i també les riallades d’aquells homenots quan es van llençar tots a l’hora a empaitar-me.

El setge s’anava estrenyent i vaig notar que una manassa m’aferrava pel clatell i com un dels individus que em volia aturar s’obria pas per arribar fins a mi, m’arreplegava pels malucs i m’enlairava tot deixant anar una riallada.

Jo veía el fum del campament enlairant-se a través dels ulls plens de llàgrimes i resava per poder sortir d’on era i aparèixer a casa meva com si tot fos un somni, del que em despertaria d’un moment a un altre, però no estava somiant, era real i el dolor que sentia a la meva carn empresonada per aquellas manotes era molt agut.  Era la fi.

Un tipus xuclat, de prop de quaranta anys, groguenc, arrugat i amb el cap pelat, s’apropava on érem tot ensenyant unes dents negres com la nit, que deixava veure en obrir la boca per cridar amb to burleta.

-Noieta, d’on has sortit?

Jo hem sentia tan indefensa i tan atemorida que no era capaç d’articular paraula. D’on havien sortit ells? Unes persones tan estranyes, vestides amb aquellas robes tan estrafolàries i aquelles maneres tan agosarades i desvergonyides?

-Respon noia (va exclamar l’escarransit).

Tots els homes del meu voltant reien sense parar al veurem sanglotar i ploriquejar sense poder aturar-me, no hi havia manera, la meva veu es negaba a sortir.  De cop i volta l’homenot que em tenia enlairada em va deixar caure a terra, amb el conseqüent espetec de riallades per part d’aquella gentada.  Vaig probar d’enlairar-me dignament i sabent que era una amenaça inútil.

 

 

CAPITOL 3


No semblava que els imposés cap respecte.  Jo, una noia de 28 anys, maca, amb una bona educació, un ampli vocabulari i una vida plena, em trobava en mig d’una gent que no entenia de diàlegs, ni de cap altres tipus d’amenaces indirectes, la seva vida era la lluita, la violència i els aldarulls.  Ara n’estava segura d’on era, el que no sabia era com vaig arribar fins aquí.  No veia sortida a la meva situación i el que estava clar era que havia de patir aquell tràngol.  Vaig començar a maquinar un pla a corre-cuita i sense parar-me a analitzar les conseqüències, ja que hi havia una cosa que jugaba al meu favor, jo coneixia moltes coses de l’època on hem trobava, que no era un altre que l’Edat Mitjana i ells això, ho desconeixien.

Em vaig mantener en silenci una estona mentre els pensaments s’ha amuntegaven al meu cap i esperava alguna nova reacció per part d’aquella mala gent.

El meu goig no va durar gaire, perquè ben aviat l’homenot groguenc i calb es va tornar a apropar fins a mi i, sense cap tipus de mirament, em va engrapar la cadena que duia al coll i li va fer una bona estrebada, tot seguit, les meves polseres i els meus anells també eren a les seves manotes.

De sobte, algú li va subjectar la mà mentre una veu forta i profunda deia:

-Atureu-vos.

Era un home de mitjana edat i d’aparença forta, portava robes de qualitat , una brillant armadura i un escut amb un lleó dibuixat en relleu.  També hi duia una espasa al cinyell i una mena d’anella daurada que li cenyia els cabells d’una manera molt acurada.  La seva imponent presencia em produïa por i seguretat alhora.

Tots els presents van recular una passa enrere.  L’home, amb un posat enèrgic i autoritari, els hi va demanar que em tornessin les meves pertinences i ells, molt obedients i sense deixar de mirar-se els uns als altres, van anar dipositant als meus peus tot el que m’havien robat.

Jo no sabia qui era aquell home, però actuava amb molta autoritat i sens cap mena de dubte, el respectaven.

-Agafeu les vostres coses (em va dir a cau d’orella i amb els ulls mig aclucats).

Jo ho vaig fer, atemorida per una banda i alleugerada per l’altra.  Aquell estrany era la meva única esperança d’alliberar-me de la captivitat en la que em trobava i d’aconseguir seguretat i protecció.

 

CAPITOL 4

 

Quan vaig acabar de recollir les meves pertinences, ell em va agafar pel braç i em va conduir fins a la vora del camí.  Un cop allunyats d’aquella gent tan malcarada, em va dir mormolant en veu baixa:

-Soc el comandant de les tropes que s’estenen als nostres peus, has estat de sort que fos a prop d’aquesta zona.  Ara diguem, quin és el teu nom? –Va continuar amb un to de veu càlid i amable -.

Vaig començar a explicar-li amb tota mena de detalls la meva situació, pensant que potser ell, em podria ajudar a tornar a casa.

-Em dic Sara, soc de Barcelona i l’única cosa que recordo, es que ahir vaig acabar de sopar i després de corregir uns quants exàmens, vaig anar directe cap al llit perquè estava molt cansada.  En adonar-me que no em podia adormir, vaig agafar el llibre que sempre tinc al damunt de la tauleta i vaig continuar amb la seva lectura.  Em dormisquejava a l’hora que provava de continuar llegint i de cap i volta em vaig trobar envoltada d’arbres i dalt d’aquesta muntanya on ens trobem.

El cavaller amb va mirar amb sorpresa i em va dir xiuxiuejant a cau d’orella:

-Ets tu!, la princesa adormida.  Testàvem esperant, però, has arribat molt més tard del que ens havia vaticinat Genoveva, la bruixa.

Princesa, bruixa? No era possible, era dins del llibre que estava llegint. Però, com? I el més important, podria tornar a casa meva?

Era tota suada i el cor em bategava amb molta força.  Em vaig quedar palplantada i sense saber que respondre.  Ell em mirava sense parpellejar i esperant alguna resposta per part meva.  Però, quina?

-A més, hi ha un altre cosa. . .(va continuar ell sense semblar estranyar-se del meu emmudiment).

 -Altre cosa? (vaig gosar a dir).

Tots aquests homes que t’han arreplegat i han intentat robar-te, seran part dels teus súbdits.

 

 

CAPITOL 5


Allò ja era massa, súbdits meus? No, això no podia estar passant.  Vaig començar a dirigir-me cap a ell amb un to de veu molt suau perquè no notés la meva angoixa.

-Necessito respostes i necessito el seu ajut.  Com puc tornar al meu temps?

-Aquest es el teu temps, no hi ha cap altre lloc on t’estiguin esperant i fins que entenguis això, no seràs feliç.

Aquesta era la realitat crua i dura, estava atrapada en un mon que no era el meu i en una època que no m’agradava gens pel fet de ser una dona.  No hi havia sortida, l’única solució era seguir traient informació d’aquell home tan maco i ben plantat i, trobar la manera d’escapolir-me a la primera oportunitat que es presentés.

Ell em mirava amb aquells ulls blaus i profunds com la mar, que destil·laven força i tendresa a l’hora.  Em robava el cor i em tenia a la seva mercè només amb una mirada però, el que jo no entenia era el perquè em succeïa allò.

Tot bon punt en vaig assegurar que ningú escoltava, li vaig dir mormolant:

-Quin és el seu nom cavaller?

I mirant-me altre vegada amb aquells meravellosos ulls que semblaven tenir vida pròpia, em va dir:

-Encara no saps qui soc?

Clar que ho sabia, ho havia sabut sempre, era ell, el meu cavaller, amb el que sempre havia somiat i el que mai arribava a buscar-me, era ell, n’estava segura i portava un munt de temps esperant la meva arribada.  De sobte i sens dubtar-ho, l’hi vaig dir:

-Ets Ricard, el meu amor, el que enyorava el meu cor.

Em van sortir les paraules com impulsades per una força misteriosa que no em deixava tancar la boca.

 

 


CAPITOL 6


Ell em va mirar amb un ample somriure i ple de satisfacció.

De cop i volta em van venir a la ment un munt de records, de somnis, de desitjos, no els podia aturar, s’amuntegaven al meu cap uns darrere els altres i en tots ells, la seva cara, el seu posat, la seva veu i els seus ulls.  Tot ell m’apareixia amb imatges clares i nítides.  Eren una mena de sentiments que desprès de molt de temps hiverna’n, trobaven l’escletxa per on sortir i aflorar.  Va esser en aquell moment, quan vaig saber que tot el que m’havia passat tenia una finalitat, trobar-lo a ell.

Tots aquells homenots que eren dalt del cim de la muntanya on ens trobàvem, van començar a apropar-se cap a nosaltres.  Jo, atemorida, em vaig apropar a en Ricard i l’hi vaig prendre la mà.  Ell, tot cavallerós, em va situar al seu darrere, va desembeinar l’espassa i la va enlairar amenaçadorament.

En veure aquell moviment, els homes es van aturar i van parar atenció.  En Ricard, alçant la veu, els hi va dir:

-D’ara en endavant aquesta dona es la princesa del regne i quan ens cassem serà la vostre reina.  Jo, com a comandant del exercit i com a rei vostre, os ordeno anar a donar les bones noves a totes les ciutats del meu regne.  Proclameu als quatre vents, que com ja ho va anunciar en el seu dia la bruixa Genoveva, la princesa adormida, s’ha alliberat de les seves cadenes i ha sigut capaç d’arribar fins a mi.  No l’ha pogut aturar ningú, ni el temps, ni la por, ni tan sols vosaltres amb les vostres malifetes, heu pogut apartar-la del seu camí i d’ara en endavant, la seva vida i la meva aniran lligades fins a la fi dels nostres dies.

Amb aquestes paraules i sense res que objectar per part meva, van acabar tots els meus dubtes, les meves pors i qualsevol mena d’idea que em portes a esbrinar qui era jo i d’on venia.  Ara ho sabia, jo era la princesa adormida ien Ricard, el cavaller del meu cor.

 

FI

 

 

 

LA PRINCESA DORMIDA (un cuento de amor)

 

CAPITULO 1

 

La luz del sol empezaba a filtrarse en medio de la niebla que cubría la arboleda donde me encontraba.  El camino era intrincado, prácticamente un barranco umbrío.

Mis ojos vagaban de un lugar a otro tratando de encontrar referencias del lugar en el que me encontraba.  Desvié la mirada hacía una zona montañosa de pinares i decidí dirigirme hacía allí.  Un soplo de viento y una suave brisa, iban abriendo pequeñas grietas que me dejaban ver los alrededores del camino.  Había tierras de labranza, viñas y pequeños bosques y divisé un millar de tiendas y de pequeñas fogatas, de las cuales se alzaban columnas de humo.  Era como una gran ciudad plantada a una distancia prudencial de las puertas de un pueblo.  Me quedé anonadada al contemplar el espectáculo que se extendía a mis pies.  Parecía encontrarme en una época muy anterior a la mía.

Seguí andando alucinada por lo que veía, me crucé con diversos animalitos que al verme desaparecían y el canto de un gallo resonó en ese preciso momento, anunciando un nuevo día gris y pálido.

Mis pasos eran inseguros pero, iban directamente hacía el campamento.  Tenía más miedo que vergüenza pero estaba segura de lo que estaba haciendo, no había vuelta atrás, si había llegado hasta ese lugar debería ser por algún motivo y eso era lo que tenía que averiguar.

De repente, me encontré rodeada por un grupo de gente, no parecían llevar buenas intenciones y mi primera reacción fue empezar a correr en dirección contraria de donde estaban.  Mi sprint duró poco, ya que por el otro lado del camino había otro grupo esperándome con los brazos abiertos.  Me sentía como un conejito atrapado, hasta mis zapatos parecían ser algo codiciado por esa gente que me miraba con ojos delirantes.

  

 

CAPITULO 2

 

Se formó un gran alboroto, los gritos se iban volviendo cada vez más intensos y amenazadores y también las risotadas de esos hombres cuando se lanzaron en mi persecución.

El círculo se iba estrechando y de repente noté una manaza que me aferraba por el cogote y me dejaba totalmente inmovilizada.  Uno de los individuos que me quería detener se estaba abriendo paso hacía mí, me cogió por las caderas y me levantó en el aire soltando al mismo tiempo una vulgar risotada.

Yo podía ver el humo del campamento elevándose a través de mis ojos llenos de lágrimas y rezaba, rezaba con todas mis fuerzas por salir del lugar donde me encontraba y aparecer de nuevo en mi casa como si todo hubiera sido un sueño del que me iba a despertar de un momento a otro, pero no, no estaba soñando, era real y el dolor que sentía sobre mi carne aprisionada por esas manazas era muy agudo.  Era el fin.

Un tipo escuálido, de unos cuarenta años, de piel amarillenta, arrugado y con la cabeza pelada, se estaba acercando hacía donde nos encontrábamos todos los demás.  Tal y como se acercaba, dejaba divisar unos dientes negros como la noche, que se veían más acentuados al abrir la boca para gritar en tono burlón:

-Niña ¿de dónde has salido tú?

Yo me sentía tan indefensa y atemorizada que no era capaz de articular palabra.  ¿De dónde habían salido ellos? Unas personas tan extrañas, vestidas con aquellas ropas tan estrafalarias y con aquella manera tan desvergonzada y descarada de tratarme.

-Responde niña (exclamó el mezquino)

Todos los hombres que se encontraban a mi alrededor reían sin parar al verme sollozar sin poder detenerme, no había manera, mi voz se negaba a salir. De repente, el hombre que me tenía alzada me dejo caer al suelo, con el consiguiente chasquido de risas por parte de esa gentuza.  Probé de levantarme dignamente y mirándoles fijamente pero sabía que era una amenaza inútil.

 

  

 

CAPITULO 3

 

No parecía imponerles ningún respeto.  Yo, una chica de 28 años, guapa, con una buena educación, un amplio vocabulario y una vida completa, me encontraba en medio de un grupo de gente que no entendía de diálogos, ni de ningún otro tipo de amenaza indirecta, su vida era la lucha, la violencia y los altercados.  Ahora estaba segura del lugar donde me encontraba, lo que todavía no sabía era como llegué hasta aquí.  No veía ninguna salida a la situación en que me encontraba y tenía muy claro que por algún motivo que desconocía tenía que pasar por ese trance.  Empecé a maquinar un plan a toda velocidad y sin detenerme a pensar en las consecuencias.  Había una cosa que jugaba a mi favor, yo conocía muchas cosas de la época en la que me encontraba, que no era otra que la Edad Media y estas personas desconocían lo que yo sabía.

Me mantuve en silencio durante un rato.  Mientras tanto,  los pensamientos se iban amontonando en mi cabeza tratando de encontrar una solución para escapar de la situación en la que me encontraba.  Estaba esperando cualquier reacción por parte de esa mala gente porque hacía un buen rato que me estaban observando y hablando entre ellos y no hacían nada.  

Mi alegría duró bien poco, porque el hombre de piel amarilla y acartonada, volvió a acercarse hasta donde yo me encontraba y, sin ningún miramiento, me agarró la cadena que llevaba al cuello y le dio un tirón.  En un momento y sin apenas darme cuenta, todas mis pulseras y anillos se encontraban en las manos de ese hombre despreciable.

De repente, alguien le sujetó la mano y con una voz fuerte y profunda dijo:

-Deteneos.

Era un hombre de mediana edad y de apariencia fuerte, lucía ropa de calidad, una brillante armadura y un escudo con un león dibujado a relieve.  También llevaba una espada al cinto y una especie de anilla dorada que le ceñía el cabello de un modo muy pulcro.  Su imponente presencia me producía miedo y seguridad a la vez.

Todos los presentes recularon.  El hombre, con un porte enérgico y autoritario, les pidió que me devolviesen todas las pertenencias y ellos, sin dudarlo ni un momento i sin dejarse de mirar los unos a los otros, fueron depositando a mis pies todo lo que me habían robado.

Yo no sabía quién era aquel hombre, pero actuaba con mucha autoridad y sin duda le respetaban.

 -Coge tus cosas (me dijo al oído y con los ojos entrecerrados)

Yo lo hice, atemorizada por un lado y aligerada por otro.  Aquel extraño era mi única esperanza para liberarme y el único modo de conseguir seguridad y protección.

 

CAPITULO 4

 

Cuando terminé de recoger mis pertenencias, él me cogió por el brazo y me llevo hasta un lugar más apartado del camino.  Una vez nos encontramos alejados de esa gente tan malcarada, me dijo murmurando en voz baja:

-Soy el comandante de las tropas que se extienden a nuestros pies, has tenido suerte de que me encontrara cercano a esta zona.  Ahora dime, ¿Cómo te llamas? –Continuo con un tono de voz cálido y amable.

Empecé a explicarle con todo lujo de detalles la situación en la que me encontraba, pensando que quizás él podría ayudarme a volver a casa.

-Me llamo Sara, soy de Barcelona y de lo único que me acuerdo es que ayer, cuando acabé de cenar y después de corregir unos cuantos exámenes, me fui directa a la cama porque estaba muy cansada.  Entonces me di cuenta de que no podía dormirme, cogí el libro que siempre tengo encima de mi mesita de noche y continué con su lectura.  Me estaba adormeciendo y a la vez intentaba seguir leyendo, cuando de repente, me encontré rodeada de árboles y en la montaña en la que estamos ahora.

El caballero me miró con sorpresa y me susurró al oído:

-Eres tú, la princesa dormida.  Te estaba esperando pero, has llegado mucho más tarde de lo que había vaticinado la bruja Genoveva.

¿Princesa? ¿Bruja? No, no podía ser posible, estaba dentro del libro que estaba leyendo…. Pero, ¿cómo? Y lo más importante, ¿podría volver a mi casa?

Estaba amarada de sudor y el corazón me latía con la fuerza de un huracán.  Me quedé paralizada y sin respuesta.  Él me miraba sin parpadear y esperando alguna palabra por mi parte, pero ¿Cuál?

-Además, hay otra cosa que debes saber… (Continuo él sin parecer extrañado por mi repentina mudez)

-Otra cosa? (me atreví a decir)

-Todos estos hombres que te han amenazado y robado, serán parte de tus súbditos..

 

  

CAPITULO 5

 

Eso ya era demasiado, ¿súbditos míos? No, esto no estaba sucediendo, era imposible.  Empecé a hablarle en un tono de voz muy suave para que no notase la angustia que sentía en aquellos momentos.

-Necesito respuestas y necesito su ayuda.  ¿Cómo puedo regresar a mi tiempo?

-Este es tu tiempo, no hay otro lugar donde te estén esperando y hasta que comprendas lo que te estoy diciendo, no serás feliz.

Esta era la realidad cruda y dura, estaba atrapada en un mundo que no era el mío y en una época que no me gustaba nada por el simple hecho de ser una mujer.  No tenía salida, la única solución que veía era seguir sacándole información a ese hombre tan apuesto y encontrar la manera de escabullirme en la primera oportunidad que se me presentara.

Él me miraba con esos ojos azules y profundos como el mar, que destilaban fuerza y ternura a la vez.  Me robaba el corazón y me tenía a su merced con una sola mirada pero, lo que yo no comprendía era el porqué me estaba sucediendo aquello. Cómo podía estar sintiendo este cúmulo de sentimientos hacía una persona que acababa de conocer, me parecía increíble.

En cuanto me aseguré que nadie más me podía oír, le dije murmurandole suavemente al oído:

 -¿Cual es su nombre caballero?

YI mirándome otra vez con aquellos maravillosos ojos que parecían tener vida propia, me dijo:

-¿Todavía no sabes quién soy?

Claro que lo sabía, lo había sabido siempre aunque no lo quería aceptar, era mi caballero, con quien siempre había soñado y quién nunca venía a buscarme, era él, estaba segura y llevaba mucho tiempo esperándome.  Sin dudarlo, le dije:

-Eres Ricardo, mi amor, el que añoraba mi corazón.

Me salían las palabras impulsadas por una fuerza misteriosa que era imposible detener y que no me permitía cerrar la boca.

 

   

CAPITULO 6

 

Él me miró con una amplia sonrisa y lleno de satisfacción.

De repente me vinieron a la mente un montón de recuerdos, de sueños, de deseos, no podía detenerlos, se amontonaban en mi cabeza unos detrás de otros y en todos ellos, su cara, su porte, su voz y sus ojos.  Todo él me aparecía en imágenes claras y nítidas.  Eran una especie de sentimientos que después de mucho tiempo hibernando, encontraban una ranura por donde salir y aflorar.  Fue en ese momento, cuando supe que todo lo que me había ocurrido tenía una finalidad, encontrarle a él.

Todos aquellos hombres que se encontraban en la cima de la montaña, empezaron a acercarse hacía donde estábamos nosotros dos.  Yo, aterrorizada, me acerqué a Ricardo y le cogí la mano.  Él, todo caballeroso, me situó detrás suyo, desenvainó su espada y la levantó amenazadoramente.

Al ver ese movimiento, los hombres se detuvieron y se quedaron a la expectativa.  Ricardo, levantando un poco el tono de voz, les dijo:

-De ahora en adelante, está dama es la princesa del reino y cuando nos casemos será vuestra reina.  Yo, como comandante del ejército y como rey vuestro, os ordeno ir a dar las buenas nuevas a todas las ciudades de mi reino.  Proclamar a los cuatro vientos, que como ya anunció en su día la bruja Genoveva, la princesa dormida se ha liberado de sus cadenas y ha sido capaz de llegar hasta mi.  No ha podido detenerla nada ni nadie, ni el tiempo, ni el miedo, ni tan solo vosotros con vuestras malas intenciones, habéis conseguido apartarla de su camino y a partir de ahora, su vida y la mía irán unidas hasta el fin de nuestros días.

Con estas palabras y sin nada que objetar por mi parte, se terminaron todas mis dudas, mis miedos y cualquier tipo de idea que me llevara a querer averiguar quién era yo y de donde venia.  Ahora lo sabía, yo era la princesa dormida y Ricardo era el caballero de mi anhelado corazón.

 

FIN

 

 

 caballero y dama