Intercanvi de cossos

 

A la vida ens passen moltes coses, algunes són bones i altres dolentes, algunes son divertides i altres son tristes, i algunes altres són tan increïbles que val la pena explicar-les, com la que ara os vull  explicar, una experiència tan increïble de creure i tan difícil de que passi algun altre cop, que em meravella a mi mateixa.  Quan el que os vull explicar var succeir,  jo tenia més o menys 16 anys però em creia la més gran i espavilada de tots i no tan sols això, no veia el moment de complir els 18 per ser major d’edat.

Comencem per el principi, tot va esdevenir una nit en la que em vaig enfadar moltísim amb la meva mare, no recordo molt be quin va ser el motiu de la discussió, el únic que se, es que em vaig tancar a la habitació a plorar i vaig desitjar amb totes les forces del meu cor ser tan gran com ella per poder decidir el que volia i podia fer amb la meva vida.  El mateix cansa’ns-hi de la plorera va fer que em quedés adormida i que no em despertés fins a la sortida del sol, la meravellosa llum que denotava que un nou dia meravellós i radiant començava.  De cop i volta, em vaig adonar de que alguna cosa havia canviat, em sentia estranya, diferent i sense cap mena de presa amb vaig dirigir cap al mirall del bany per adonar-me de cop i volta que jo no era la nena de 16 anys de la nit anterior, vaig comprovar horroritzada que els meus cabells eren molt més foscos i plens de canes i tenia arrugues a la cara, arrugues..... no podia ser... això no podia estar passant realment, ho estava somiant, era impossible el que estava veient en el mirall, era una rèplica de la meva mare.  Tenia la seva cara i tenia el seu cos, no era possible, de cap de las maneres.

De cop i volta vaig sentir uns crits des de l'habitació dels meus pares i tot seguit un cop fort va obrir la porta de la meva habitació de bat a bat.  Era la meva mare, be.... realment era la meva mare però amb el meu cos.  Que ha passat? Em preguntava ella tota esverada, No ho se - li vaig contestar espantada - Ens hem canviat els cossos va dir ella - això sembla-li vaig dir jo amb un to una mica burleta - No facis broma, va dir la meva mare clarament preocupada per la situació.  Hem de esbrinar com a passat això mentrestant hem de fer vida normal.   Així era ella, sempre tan segura de si mateixa, sempre tenia alguna idea per poder solucionar qualsevol tipus de problema. Abans de baixar a la cuina per poder esmorzar, vam quedar d’acord amb unes quantes normes per no trobar-nos en problemes amb el pare, els veïns o els meus amics i amigues de l’escola.

 No deixava de donar-li instruccions amb qui podia anar i amb qui no, amb qui em parlava i a qui no suportava ni de bon tros.  On havia de seure en l’aula, els noms dels alumnes i els dels professors, en fi, tot el que podia portar a complicar-me la vida si no ho feia correctament.  Ella em va explicar el mes basic de la casa, més o menys un milió de coses diferents que em feien atabalar només de pensar-ho:  com portar una casa, com cuidar el meu germà, i com funcionava el seu treball. En fi tanta preparació que vam fer per poder portar be el que succeïa i va ser molt pitjor del que mai ens podíem haver imaginat. 

El meu dia va ser simplement el pitjor de la meva vida, vaig començar a les vuit repartint cartes i no deixava d’equivocar-me en la entrega de las mateixes, tot va ser un caos, em perdia, no em sabia els carrers, en fi el meu dia com a cartera va ser realment humiliant. 

A  la meva mare com era d'esperar no li va anar molt millor que a mi, s'havia equivocat constantment de nom i va cometre errors amb les amigues, els professors van estar a punt de portar-la al metge creient que tenia amnèsia temporal, en fi, va ser un dia patètic i el pitjor de tot es que ja portàvem més d’una setmana i la cosa no tenia visos de canvi.   Un dia a la nit la meva mare i jo ens vam quedar una estona després de sopar, ens vam abraçar i ens vam dir coses que mai ens havíem dit, ens vam dir el que ens estimàvem l’una a l’altre i ens vam explicar totes les pors i temors que teníem, sense saber-ho, de perdre’ns  o de deixar de veure’ns al fer-me jo gran.  Vaig adonar-me llavors, que no es tractava de ser gran, si no de ser valorat per tu mateix i per el que fas a la vida i el més important sentir-te respectat per el que fas.  Un cop vaig entendre això, em vaig adonar que las coses entre la meva mare i jo mai tornarien a ser com abans i ja teníem assumit que ens quedaríem amb aquests cossos canviats per sempre i llavors, quan tot ho donàvem per  perdut, lentament els nostres cossos van començar a canviar i vam tornar a ser les d'abans, realment no les d'abans, d’acord si, potser per fora si que érem igual que abans però per dins, os puc assegurar que érem unes altres persones i el més important una mare i una filla millor, que es van entendre al posar-se cada una a la pell de l’altre i es van valorar l’una envers l’altra pel que eren, pel que feien i per el que sentien l’una cap a l’altre.  

 

INTERCAMBIO DE CUERPOS

 

En la vida nos ocurren muchas cosas, algunas son buenas y otras malas, algunas son divertidas y otras son tristes y algunas otras son tan increíbles que vale la pena explicarlas, como la que ahora os voy a contar, una experiencia tan increíble de creer y tan difícil de que pueda ocurrir otra vez, que me maravilla a mí misma.  Cuando lo que os voy a narrar ocurrió, yo tenía más o menos 16 años pero me creía la más mayor y la más espabilada de todos y, no tan sólo eso, no veía el momento de cumplir los 18 años para ser mayor de edad y ser libre para hacer lo que me apeteciera.

Voy a empezar por el principio, todo ocurrió una noche en la que me enfadé muchísimo con mi madre, no recuerdo muy bien el motivo de la discusión, lo único que se, es que me encerré en la habitación a llorar y a desear con todas las fuerzas de mi corazón ser tan mayor como ella para poder decidir lo que quería y podía hacer con mi vida.  El cansancio por el llanto hizo que me quedara dormida y que no me despertara hasta la salida del sol, la maravillosa luz que denotaba que un nuevo día perfecto y radiante empezaba.  De repente, me di cuenta de que algo había cambiado, me sentía rara, diferente, sin ninguna prisa me dirigí hacía el espejo del cuarto de baño y entonces me di cuenta del porque me sentía extraña, ya no era la niña de 16 años de la noche anterior, comprobé horrorizada que mis cabellos eran más oscuros y que tenía canas y arrugas en la cara, arrugas……. No podía ser…..eso no podía estar pasando realmente, estaba soñando, era imposible lo que estaba viendo en el espejo, era un réplica de mi madre.  Tenía su cara y tenía su cuerpo, no era posible, de ninguna de las maneras.

De repente escuché unos gritos que provenían de la habitación de mis padres y seguidamente un fuerte golpe abrió la puerta de mi habitación de par en par.  Era mi madre, bien…..realmente era mi madre pero con mi cuerpo.

- ¿Qué ha pasado? Me preguntaba toda alterada.

-No lo sé –le dije asustada-

-Nos hemos intercambiado los cuerpos- Dijo ella-

-Eso parece-Le respondí yo en tono burlón.

-No bromees. –Dijo mi madre claramente preocupada por la situación en la que nos encontrábamos- Debemos averiguar cómo ha ocurrido esto pero mientras vamos a seguir llevando una vida normal.

Así era ella, siempre tan segura de sí misma, siempre se le ocurría alguna idea para poder solucionar cualquier tipo de problema. Antes de bajar a la cocina a desayunar, acordamos unas cuantas normas para no meternos en problemas, ni preocupar a mi padre, hermano, vecinos o amigos de la escuela.

Yo no dejaba de darle instrucciones de con quién de mis amigos podía ir y con quién no, con quien me hablaba y a quien no soportaba.  Dónde debía sentarse en el aula, los nombres de los alumnos y de los profesores, en fin, todas las cosas que podían posteriormente complicarme la vida si ella no lo hacía correctamente.  Ella por su lado, me explicó lo más básico de la casa, más o menos un millón de tareas diferentes que me estaban agobiando sólo de pensarlo: como llevar la casa, como cuidar de mi hermano y que debía hacer en su trabajo.  En fin, tanta preparación que hicimos para llevar lo mejor posible lo que estaba ocurriendo y fue peor de lo que jamás podríamos haber imaginado.

Mi día fue el peor de mi vida, empecé a las 8 repartiendo cartas y no dejaba de equivocarme en las entregas, todo fue un caos, me perdía, no conocía las calles, en fin, mi primer día como cartera fue realmente humillante.

A mi madre, como era de esperar, no le fue mejor que a mí, se equivocaba constantemente con el nombre de mis amigos-as y los profesores estuvieron a punto de llevarla al médico creyendo que sufría algún tipo de amnesia temporal, total, fue un día patético y lo peor de todo ahora ya llevábamos casi una semana igual y no veíamos indicios de cambio.  Una noche, mi madre y yo nos quedamos un rato después de cenar para poder hablar, nos abrazamos y nos dijimos cosas que jamás nos habíamos dicho, nos dijimos que nos queríamos la una a la otra y nos contamos todos los miedos y temores que sentíamos, miedo a perdernos o de dejar de vernos al hacerme mayor.

Entonces me di cuenta, que no se trataba de ser o no ser mayor, si no de valorarte a ti mismo por lo que haces en la vida y lo más importante, sentirte respetado por lo que haces.  Una vez entendí esto, me di cuenta de que las cosas entre mi madre y yo jamás volverían a ser como antes y ya tenía más que asumido que nos íbamos a quedar con nuestros cuerpos cambiados para siempre y entonces, cuando las dos lo dábamos por hecho y lo aceptamos, lentamente nuestros cuerpos empezaron a cambiar para ir transformándose en lo que eran, realmente no éramos las de antes, bueno de acuerdo, quizás por fuera sí que volvíamos a ser igual que antes pero por dentro…..os puedo asegurar que éramos otras personas y lo más importante una madre e hija mejores.  Pudimos comprendernos mucho mejor al haber estado metidas en la piel de la otra durante tantos días y nos aprendimos a valorar por lo que éramos, por lo que hacíamos y por lo que sentíamos la una por la otra.

Siempre hay que respetar y valorar a la personas con la que compartes tu vida e intentar ponerte en su lugar cuando surge algún problema, intentar aceptar que todos tenemos nuestras manías y defectos para de este modo poder aceptar los de los demás y entonces con comprensión, diálogo y sobretodo sin ocultar nuestros verdaderos sentimientos, ni dejar de expresarlos, podemos estar seguros de que las cosas funcionarán mejor.

 

bebe i mare